PRINCESA

No hagas tan difícil la simpleza,
no existen los martillos sin los clavos;
no me debes ni sueños ni centavos,
ni tienes que vestir como princesa.


No comienza el cuerpo en la cabeza,
ni finaliza siempre por el rabo;
si nada te convence, al fin y al cabo,
convénceme a mí de tus promesas.


Si insistes en teñir tu alma de rubia,
no puedes esperar que traiga lluvia
para servir un té de agua bendita.


Sólo debes llamar, dime te quiero
y saca la sortija tú primero
cuando trepes a nuestra calesita.

Horacio Gómez

(1956-2020) Mar de Ajó, Buenos Aires, Argentina. 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on reddit
Share on tumblr
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email
Share on print